Casa Lleó i Morera

LOS PROMOTORES: LA FAMILIA LLEÓ I MORERA

Francesca Morera Ortiz (Barcelona, 1853 – 1904)

Francesca Morera murió prematuramente a los 51 años y heredará su patrimonio el hijo, pero dejará como usufructuaria a su nieta.

Hija de Joan Morera Busó (natural de Sant Feliu de Guíxols) y de Baldomera Ortiz y Figueroa (natural de Humacao, Puerto Rico). Francesca nació en Barcelona cuando la familia ya había regresado de América; probablemente, con una gran fortuna.

Se casó con Albert Lleó Dubosch, pero el matrimonio se separó legalmente por causa de divorcio perpetuo en junio de 1881 (ella tenía 28 años). El matrimonio tuvo un hijo, Albert, el futuro doctor Lleó i Morera.

Francesca Morera murió prematuramente a los 51 años y heredará su patrimonio el hijo, pero dejará como usufructuaria a su nieta.

Albert Lleó i Morera (Barcelona, 1873 – 1929)

Estudió Medicina y Cirugía en la Universidad de Barcelona, ​​licenciándose el 20 de agosto de 1898. Posteriormente, se doctoró en Madrid el 31 de julio de 1902. Dedicó su vida a la microbiología, especializándose en los análisis químicos de tejidos y bacterias, y fue director del Laboratorio del Hospital de la Santa Creu de Barcelona en 1913. Como médico, recibió numerosos títulos y reconocimientos a lo largo de su carrera.

Casado con Olinta Puiguriguer Palmarola (1879-1936), el matrimonio tuvo tres hijos: Francesca, Albert (que murió poco después de nacer) y Albert. De hecho, los relieves que esculpió Eusebi Arnau en el piso principal donde vivieron explican la canción popular de "La nodriza del infante rey", que podría hacer referencia a la muerte prematura de su segundo hijo.

El doctor Lleó i Morera, como miembro de la burguesía ilustrada catalana, también tuvo otras aficiones, interesándose, muy especialmente, por los motores de explosión. Incluso produjo un motor de aviación construido por el ingeniero Claudi Baradat, que no tuvo el éxito deseado.

Al igual que su madre, murió joven, a la edad de 56 años.

Albert Lleó Puiguriguer (Barcelona, 1904 – 1967)

Estudió Derecho, pero la pasión que le transmitió su padre por los motores fue muy importante. Se convirtió en uno de los primeros pilotos de aviación, y, como automovilista apasionado, fue socio fundador de la Peña del Aire, creada el 25 de marzo de 1923. No practicó la abogacía, dedicándose a administrar el patrimonio de la familia. Se casó con Dolors Miralbell y tuvieron tres hijas: M. Dolors, Mireia y Glòria Lleó Miralbell.

En el pueblo de Almacelles (Lérida), la familia tenía una finca con una casa de veraneo  donde se harán construir un pequeño aeródromo para su avioneta.

Murió, también, joven, a los 63 años.