Hotel 1898

LOS PROMOTORES: LOS LÓPEZ, MARQUESES DE COMILLAS

Antonio López López

Antonio López acabaría recibiendo el título nobiliario de Primer Marqués de Comillas y Grande de España.

(Comillas, 1817- Barcelona, ​​1883). Desde 1878, primer Marqués de Comillas.

Antonio López nace en Comillas en 1817, en el seno de una familia humilde. A los dos años, queda huérfano de padre, y su madre apenas podía mantener a tres hijos haciendo de pescadera y con los frutos del huerto que tenían en Cardosa (lugar donde, años más tarde, Antonio López haría construir el Seminario de Comillas).

Cuando aún no había cumplido los diez años, Antonio López se traslada a vivir con unos familiares a Andalucía. En 1831, ya adolescente, emigra a Cuba, donde empezará a trabajar como mozo durante diez años, hasta que, junto con un amigo también español, hará su primer negocio en la isla caribeña. Comienza, así, su trayectoria y aventura como empresario, relacionándose con otros compatriotas que han hecho fortuna en la isla; principalmente, catalanes. Uno de ellos será Andreu Bru, padre de Lluïsa Bru, con quien Antonio López se casará.

Sus negocios y el matrimonio con Lluïsa le permiten convertirse en uno de los hombres más influyentes de finales del siglo XIX en España. Creó más de 200 empresas, entre las que destacan el Banco Hispano Colonial, la Compañía General de Tabacos de Filipinas y la Compañía Trasatlántica (fundada en Cuba en 1850 como Compañía de Vapores Correos A. López).

En 1853, como consecuencia de varios terremotos y del cólera en la isla, la familia López Bru decide volver a España y fija su residencia en Barcelona. Pero, a partir de este momento, también visitará a menudo Comillas, donde pasará los veranos y donde en 1881 invitará al propio rey Alfonso XII.

En este momento, Antonio López es un indiano respetado y admirado que tiene una estrecha relación con el monarca, a quien apoya  económica y logísticamente con los barcos de su propiedad para combatir las revueltas de África y Cuba. El agradecimiento del rey hacia Antonio se traducirá, años más tarde, en la concesión del título nobiliario de Primer Marqués de Comillas y Grande de España.

En Barcelona, ​​la familia vivió, primero, en el gran edificio de la Rambla dels Estudis, donde tenían la sede social sus compañías, y luego se trasladaron al Palau Moja, una casa señorial de estilo neoclásico en la calle de la Portaferrissa, en la esquina con la Rambla dels Estudis.

Comprarán el palacete en 1870 y, cinco años más tarde, se trasladarán a vivir a él, después de hacer importantes reformas y decorarlo como claro ejemplo de palacete indiano.

En Barcelona, ​​la familia López Bru representará el exponente máximo de una burguesía ennoblecida, e incluso dispondrá de los servicios del cura Jacint Verdaguer, de quien Antonio López será protector y mecenas.

En Comillas, será tratado como un indiano enriquecido y muy querido después de que invirtiera parte de sus beneficios en su tierra promoviendo y financiando la edificación del Palacio de Sobrellano, la Capilla-Panteón, el Seminario de la Universidad Pontificia, entre otros ejemplos, introduciendo, también, la corriente artística del modernismo catalán, encabezada por el arquitecto Lluís Domènech i Montaner, autor de la terminación y la decoración interior del Seminario.

Claudio López Bru

El matrimonio de Antonio y Lluïsa tiene cuatro hijos, de los cuales tres (M. Lluïsa, Isabel y Antonio) habían nacido en Cuba, y un cuarto (Claudio) nace en Barcelona.

(Barcelona, ​​1853 - Madrid, 1925). Desde 1883, segundo Marqués de Comillas).

El matrimonio de Antonio y Lluïsa tiene cuatro hijos, de los cuales tres (M. Lluïsa, Isabel y Antonio) habían nacido en Cuba, y un cuarto (Claudio) nace en Barcelona.

Claudio López Bru nace el 15 de mayo de 1853. Al morir su hermano mayor de forma prematura, se convierte en el heredero de todo el imperio empresarial de su padre y del título de marqués. Licenciado en Derecho Civil y Canónico, tendrá una doble vertiente: por un lado, la espiritual y devota por el catolicismo, y, por otra, la de los negocios.

Casado con Maria Gallón, una jovencita de 17 años, no tendrán descendencia, ya que, según cuenta la leyenda, él hizo voto de castidad debido a su inclinación religiosa. Un ejemplo más de esta vocación católica es su nombramiento en 1894 como vicepresidente de la Junta Central de Acción Católica, cargo que ostentará durante 30 años. También creará sindicatos católicos, agrícolas y obreros, impulsando, al mismo tiempo, varias obras sociales en todo el país.

Ahora bien, los negocios como naviero heredados de su padre, con el transporte de supuestos esclavos pero también de mercancías en un contexto de guerras en las colonias españolas, ha oscurecido para siempre su proceso de beatificación.

Fallece el 18 de abril de 1925 en Madrid, a los 72 años.